CONFORME A LA REGLA -A.K.A DERECHO-

 Francisca Zúñiga

COMPLETAMENTE CONSCIENTE DE MIS ACTOS,

Hago un llamado público sin restricción etárea, de color, talla ni clase social a toda mujer, hembra, fémina, dama, señora, sita, señorita, doncella, joven, vieja, muchacha, guacha,  mozuela, cabra, hermana, amiga, no tan amiga y a las primas del mundo:

A culiárnoslos a todos y no hablarles más.

A abortarlos cuantas veces sea necesario.

A juzgar lo mucho que piensan y poco que razonan.

A reírnos de sus sinceros afectos.

A ser agrias y ridiculizarles.

A someterles porque sí -¿por qué no?-.

A fastidiarnos con su debilidad, repudiarles infinitamente, hacerles llorar.

A avergonzarnos de ellos sin culpas ni remordimientos.

A negarnos, decirles que no.

A masturbarnos, ver fútbol y pornografía.

No, no, no escucha sentaíto ahora, corazóns:

Yo también tengo derecho a irme a la chucha a estudiar . A plantarte, hacerte esperar. A creerme la zorra, la raja, la mijita rica, la mansa mina,  la intelectuals, la profe, la madura, la grande, la artishta. A subestimarte, interrumpirte, ignorarte, y censurarte cuando hablas sin motivo o razón aparente .  A discriminarte, humillarte, degradarte y corregirte en público. A pensar únicamente en mi satisfacción. A saciarme, perrearte, y despacharte, guachón.

A desvestirme, vestirme, irme.

A irme sola.

A irme sin despedirme.

A referirme a tus intimidades en voz alta apenas cerrís la puerta yo también tengo derecho. A apartar la mirada, cruzar la calle y dejar el visto, culiao. A burlarme de ti a mis anchas fumando pitito mientras se te quema el pan por estar cuidando a los niños.

A mentirle, seducirle, subirle el tonito. A entonarme y engañarle, por gil o por bonito. Voy a apagar la luz pa servirme de ti sin siquiera verte a la cara y que cuando más me necesitís no haya nada más que mi espalda.

Voy a correrte la cara.

A correrme con todo.

A rendirme, a correr.

Porque conforme a la regla,  si el hombre lo ha hecho a lo largo de toda la historia,  así también las princesas, zorras y maracas vamos sin miedo a enfermarlos, bombardearlos, contagiarlos, embarazarlos, llamarles costilla,  tirar leche caliente en su delicado cutis y a medianoche rogar por cariñosa compañía.

Podre agrandarme, superquererme, superamarme, más también superagüeonarme, obviarme y no cuidarme.

Pienso equivocarme, atraparme, escaparme, quebrarme, enamorarme, posponerme, asquearme y no besarte.

Tengo derecho a desquiciarte, desquiciarme, arrepentirme.

A volverte esclavo de mi sexo.

A dejarte con las ganas y no funcionar, Oh dios… A abandonar tus hijos mientras digo que eres un cobarde.

A rasgar tu espalda.

Sacar tus ojos de sus cuencas.

Borrarte, borrarnos, olvidarte.

 

Las yeguas no tienen memoria.

Legítimo será conquistarte, gobernarte, obligarte, rotularte, perforarte,  beberte, fumarte, jalarte, gritarte, empujarte, pegarte, esconderte, vulnerarte, venderte, explotarte, funarte. Decidir sobre tu cuerpo. Callarte, culparte, violarte, humillarte, negarte y si me alcanza el tiempo… Cocinarte, comerte, cagarte y no limpiarme.

Porque de mi vientre escapaste derechito al mundo pero solito aprendiste a abusarme y esto no lo digo pa justificarme ni adelantarme sino pa que te callís de una puta buena vez y empecís a respetarme.

PS. Aunque la vida no sale nunca bien, jamás moriremos. Como sea encontraremos SIEMPRE la manera de disfrutar la catástrofe. SOY CATALINA DE LOS RÍOS Y ESTOY MÁS TURBADA QUE NUNCA.

 

Descargar PDF

Top